¿Por qué tenemos la costumbre de regalar flores?

¿Por qué tenemos la costumbre de regalar flores?  Es una interrogante que abunda hasta nuestros días cuando pensamos en el origen de esta costumbre. La floristeria por ejemplo es un lugar que ha sido altamente retratado en las películas, al cual todos hemos llegado alguna que otra vez.

 

Las flores reflejan nuestras emociones y estados de ánimo. Cuando se regalan, se intenta transmitir con ellas sentimientos de simpatía, culpa, romance o intenciones sexuales.

 

También se utilizan para expresar sentimientos religiosos, y algunas religiones la creen un vínculo directo con el más allá.

Además existen algunos usos básicos, tales como las flores de uso culinario o las de uso medicinal.

En varios estudios controlados se demostró que las flores son un poderoso inductor de emociones positivas en nuestra especie. En uno de ellos se demostró que después de obsequiar flores las personas siempre sonreían.

En otro estudio, una flor entregada a mujeres o varones en un ascensor produjo una conducta social más positiva que otros estímulos.

También se ha demostrado que las flores entregadas a personas de más de 55 años producen un humor más positivo y una mejora en la memoria, así también como en los pacientes recién operados que tuvieron sus habitaciones adornadas con flores, necesitaron menos calmantes en la recuperación.

Recommended Reading